Blogia
HERMANO MERO & HERMANA CABRA

POR EL VALLE DE ANSO (II). Ascensión al Chinebral de Gamueta

POR EL VALLE DE ANSO (II). Ascensión al Chinebral de Gamueta El Chinebral de Gamueta es una de las montañas situadas en el cordal que separa los valles del Río Veral y Aragón Subordan, dentro del término municipal de Ansó. Su ascensión, de dificultad moderada, nos permitirá descubrir una gran diversidad de paisajes y rincones representativos de esta zona.

El punto de partida de la excursión propuesta se encuentra en la Fuente de los Clérigos, en la pista que desde Zuriza se dirige hacia Linza, aproximadamente un kilómetro antes de llegar allí. En este punto existe una explanada donde podremos dejar los coches.

Si queremos hacer de la excursión una ruta circular, como es nuestra intención, tendremos que llegar a pié hasta el refugio de Linza. Desde el mismo refugio, y hacia el sur, se observa por encima del bosque una brecha abierta en la pared; es el Paso del Salto del Caballo. Hacia él debemos dirigirnos, cruzando el río por el puente que hay frente al refugio e internándonos en el bosque por una pista usada en invierno para el esquí de fondo. A los pocos minutos debemos tomar un sendero sin señalizar, aunque cláramente trazado por el paso de la gente, que a nuestra derecha asciende por la inclinada, aunque corta ladera cubierta de hayas.

Antes de que queramos darnos cuenta estaremos en lo alto de la brecha, un hermoso collado herboso, con vistas hacia Linza y Lapakiza Linzola a un lado, y el valle de Gamueta y Peña Ezcaurre al Otro. Desde aquí no debemos seguir por la cresta, sino descender unos metros por la ladera sur, siguiendo un sendero, que va girando hacia nuestra izquierda (oeste) y que pronto volverá a internarnos en el bosque.

Poco a poco, en varios zig-zag, vamos ganando altura hasta alcanzar la parte mas alta de la loma que está ocupada por una curiosa formación; una especie de pasillo natural arbolado, por dentro del cual discurre el camino. Este “pasillo” nos llevará sin pérdida posible hasta el Paso del Oso, pequeño colladito en el que bruscamente desaparece el bosque. Hasta aquí habremos tardado aproximadamente una hora y media andando.

En este punto y frente a nosotros vemos la parte mas dura de nuestra ascensión; una pesada e interminable cuesta con bastante inclinación, aunque para enfrentarnos a ella tendremos antes que descender algunos metros hacia una vaguada en cuyo fondo existe una caseta metálica. Pasada la caseta iniciaremos la mencionada subida, que se hace interminable y agotadora, pero que finálmente nos deposita en un enorme llano situado en lo alto de loma. Desde aquí, por fin vemos nuestro objetivo final, el Chinebral.

De las dos cumbres que tenemos frente a nosotros, la de la derecha es nuestro objetivo y la de la izquierda es el Mallo Acherito, mientras que entre ambas, se adivina mas que verse, el valle suspendido de la Plana de Diego.

Una vez repuestos afrontamos la parte final de la ascensión continuando por la loma, que con menor inclinación que antes se va estrechando cada vez más. Así llegaremos a una marcada horcada, con vistas hacia el precipicio que forma la pared norte de nuestra montaña. A partir de este punto debemos enfrentarnos a una cresta, facil y ancha, que nos llevará en unos pocos cientos de metros mas, hasta la cumbre. A pesar de su escasa dificultad, en caso de encontrar hielo o nieve dura, la cresta puede ser peligrosa, por lo que tendremos que extremar las precauciones. Hasta la cumbre habremos unas tres horas y media desde el inicio.

Una vez en lo mas alto, las inmensas vistas recompensarán el esfuerzo realizado; inmediatamente al norte el Mallo Acherito, que nos ha acompañado durante buena parte de la ascensión, y asomando detrás de él, la loma del Petrechema y las vertiginosas Agujas de Ansabere. Al oeste, además de las cumbres que rodean Zuriza y Linza, se vislumbran las montañas navarras del Kartxela y más allá el Ori, dosmil mas occidental de la cordillera. Al sur y separada de nosotros por la foya de Gamueta, la Gorreta de los Gabachos, con su peculiar brecha, que hace de esta, una cumbre doble,. Mas allá, en la misma dirección también podemos contemplar la pesada mole del Quimboa, Chipeta y los Alanos.

... Y finálmente, sin posibilidad de poder resumir en un párrafo la espectacularidad de lo que tenemos frente a nosotros, hacia el este, cientos de cumbres nevadas, la inmensidad de gran parte del Pirineo Central... Bisaurin, Castillo de Achert, Midi D’ Ossau, Peña Collarada, Anayet... Imposible enumerar todas las cumbres que desde aquí se observan.

Después de haber descansado y disfrutado del regalo que supone la cumbre, nos tocará pensar por donde bajar; tenemos dos posibilidades; una es volver por el mismo camino que vinimos. La otra es hacerlo por el valle de Gamueta y así completar una marcha circular.

Si nos decidimos por esta opción, tendremos que localizar desde la cumbre el mejor camino posible, sobre todo si el terreno está cubierto de nieve, que oculta los posibles senderos. La cara sur de la cumbre es una inclinada ladera, cubierta de piedras sueltas, lo que hará el descenso bastante trabajoso, e incluso peligroso, si hacemos la excursión en condiciones invernales, en cuyo caso tendremos que ser cautos y echar mano de piolet y crampones.

Cuando nosotros realizamos esta excursión, la montaña estaba cubierta solo en parte por la nieve, por lo que decidimos retroceder unos cuarenta metros por la cresta, hasta un colladito poco marcado, situado apenas a cuarenta metros de la cumbre, y desde el que partía un nevero que nos llevaría directamente al comienzo de un pequeño vallecito, colgado sobre el valle principal. Sin embargo, la primera bajada desde la cumbre tendremos que hacerla por donde veamos que tendremos menos dificultades, en función del estado del terreno. Lo que tenemos que tener claro es que nuestro objetivo es alcanzar el vallecito secundario que hemos mencionado antes(se ve desde la cumbre, y está situado entre la ladera sur del Chinebral y el fondo del valle principal de Gamueta., estando su cabecera algo retrasada hacia el oeste, respecto de la cuenca principal.

La bajada hasta la cabecera de este vallecito nos costará mas o menos tiempo en función de nuestra pericia en terrenos de alta montaña sin senderos marcados. Una vez allí ya no tendremos mas dificultades reseñables y podremos dedicarnos a disfrutar, descendiendo bien por el fondo de la vaguada, o bien por la loma que lo separa del fondo del barranco. Llegado un momento parece que el valle queda cortado por un escalón, sin embargo no es así, tan solo es un cambio de pendiente, que aunque aumenta no se vuelve, ni mucho menos impracticable.

Seguiremos bajando, hasta que por fin veamos el fondo del valle principal a nuestro alcance. Frente a nosotros, casi en lo alto de un cerro veremos una cabaña. Tenemos que descender al fondo del barranco para volver a subir unos veinte metros hasta la cabaña. Nosotros hicimos esto, siguiendo las indicaciones del mapa de Editorial SUA, que marca el camino por lo alto de este cerro, pasando por la cabaña. Probablemente se pueda bordear esta elevación siguiendo el cauce del río hacia nuestra derecha, ahorrándonos bastante esfuerzo, sin embargo, dado que la noche se nos echaba encima preferimos no comprobarlo y fiarnos de la cartografía. Esperamos que algún conocedor de la zona nos resuelva la duda.

Retomando nuestra ruta, desde la cabaña debemos ganar unos metros casi hasta la cumbre del cerro, la cual bordearemos por la izquierda. Pronto se ven trazas de sendero que nos hacen perder altura hacia el oeste y sur oeste, hasta introducirnos de nuevo en el bosque.

Momentáneamente el sendero se dirige al sur, para encontrar un vado por el que cruzar el río. Una vez cruzado seguimos la dirección de su cauce, por un sendero abierto algo mas arriba y que enseguida vuelve a introducirnos en el bosque da Gamueta. El camino cada vez mas marcado terminará por llevarnos al final del valle, donde este se abre antes de unirse al Río Veral. Sin embargo, un escalón nos separa del lugar donde aparcamos los coches. Probablemente se pueda bajar directamente, pero como a estas alturas ya se nos había hecho noche cerrada, preferimos seguir el camino, muy marcado, que gira a la izquierda para ir a encontrarse con un puente, que nos permite alcanzar cómodamente la pista de Zuriza a Linza, unos quinientos metros mas debajo de la fuente de los Clérigos, punto de inicio de esta excursión.

En total la duración de esta excursión será de unas seis y media a siete horas, sin contar con paradas. Contando con ellas tendremos por delante un día largo de montaña, por lo que tendremos que madrugar.

Texto y fotos: Hermano Mero
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Hermano Mero -

Ups !... Ya está solucionado.

Por cierto majete, a ver cuando te escribes algo y nos deléitas con tu verborrea.

Anakin -

Ya que no lo has cambiado lo digo yo: El desvio que sale desde la pista en dirección al Salto del Caballo no es a la izquierda, es a la derecha.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres