Blogia
HERMANO MERO & HERMANA CABRA

TOUR ALREDEDOR DEL NEOUVIELLE CON ASCENSIÓN AL TURÓN

El macizo pirenaico del Neouvielle, cuyo nombre, por cierto, proviene del Occitano y significa “Nieve Vieja”, es uno de los más populares entre nuestros vecinos franceses, quizás debido a sus valores naturales, que le han hecho merecedor de ser protegido bajo las figuras de Parque Nacional, en su parte más occidental y Reserva Natural en la oriental, quizás por sus valores paisajísticos, a los que no son ajenos la cantidad de lagos y altas cumbres que lo conforman, o quizás por ser el macizo pirenaico de mayor altura, en territorio totalmente francés.

Efectivamente,  todos los macizos del Pirineo con cumbres superiores a los 3000 metros de altura, o se encuentran en territorio español, o se encuentran en la cadena fronteriza. Por ello, no es casual que el primer tresmil de la cordillera cuya ascensión se encuentra documentada, fuera una montaña de este macizo; El Turón de Neouvielle.

Atardecer de tormenta

Posiblemente su proximidad y relativa sencillez fue la que llevó un 15 de agosto de 1787,  a los cartógrafos franceses, Henri Reboul y Jean Vidal, junto al guía Simón Guicharnaud a realizar esta ascensión en su búsqueda de las cumbres más altas de la cordillera.

Dicho todo esto, podéis imaginar que los aparcamientos y zonas más accesibles serán un bullir continuo de turistas, senderistas, montañeros y despistados que pasaban por allí. Pero no nos dejemos engañar; el macizo del Neouvielle encierra un terreno de alta montaña, exigente y duro y no debemos despreciarlo.

De hecho, la ruta que se describe en este artículo pasa por valles de difícil acceso donde cualquier imprevisto puede convertirse en un problema serio, altos collados que exigen estar habituados a caminar entre pedreras y pasos que si bien no son difíciles, si pueden ser expuestos en algún momento. Con esto no quiero meter miedo ni desanimar a nadie a visitar la zona, sino invitar a que se midan bien las fuerzas de cada uno y a que no se actúe de forma irreflexiva.

Si planeamos bien la ruta y sabemos con que nos vamos a encontrar, este puede ser uno de los rincones más agrestes y bonitos del Pirineo, y la ruta que aquí se escribe, de cuatro días de duración (el último de ellos muy corto), una buena forma de conocerlo.

Desde España, el mejor acceso posible es por el túnel de Bielsa. Una vez en Francia la carretera nos bajará a la población de Aragnouet y Fabian. Desde esta última, un desvío nos conduce al Lago Cap de Long, donde existe un parking en el que dejar aparcado el coche.

Otra opción es, dejar el coche en el parking del lago Oredón, al que se llega tomando un desvío unos 4 km antes de llegar a Cap de Long. Sin embargo este aparcamiento está regulado y es de pago. La única ventaja de dejar aquí el coche es que podemos hacer la ruta en un día menos, alargando la primera jornada, ya larga de por si, en aproximadamente una hora y media.

Por último, y antes de comenzar con la descripción de la ruta, advertir que todas las indicaciones de dificultad, horario, etc… se refieren a condiciones estivales. La presencia de nieve incrementaría notablemente la dificultad.

Reflejos del Neouvielle en Cap de Long

 

JORNADA 1ª: CAP DE LONG – REFUGIO DE LA GLÈRE

Horario: Alrededor de 8 horas.

Desnivel: Continuas subidas y bajadas que suman un desnivel acumulado positivo de unos 1.200 m de subida y algo más de 1.000 m negativos.

Dificultad: Media. Todo tipo de terrenos; Caminos y senderos bien trazados, pero con algún punto aéreo en el que hay que tener cuidado, pedreras y en definitiva, terreno de alta montaña. Algunas zonas de difícil salida en caso de tener problema.

 

Una vez preparadas las mochilas, dejamos el coche en el aparcamiento para turismos de Cap de Long, junto a varios bares y restaurantes de madera, para continuar por la ancha pista de tierra que recorre el lago por su margen orográfica derecha (izquierda según el sentido de nuestra marcha). Pasamos por un segundo aparcamiento, para autocaravanas, y al poco tiempo llegamos a un derrumbamiento que corta la pista. Avanzamos entre los enormes bloques hasta volver a encontrar la pista, que seguimos hasta su final.

Aparcamiento de Cap de Long

En este punto debemos bajar varios metros siguiendo los hitos, hasta encontrar un sendero, bastante ancho, que continúa recorriendo la orilla del lago.

Como ya nos habremos percatado, el lago está completamente rodeado de altos farallones, por lo que, a los pocos minutos, el sendero comienza a ganar bastante altura, con la finalidad de superar dichos cortados por su parte superior.

Por suerte la subida es bastante cómoda, gracias a los bloques colocados a modo de escalones y a los amplios zig-zag que traza el camino. Continuamos a una altura de unos 150 metros  por encima del agua, siempre por buen camino, aunque tendremos que tener cuidado, sobre todo si la roca está mojada, porque en algún punto un tropezón podría ser fatal.

 Bordeando el lago

El camino nos lleva, ahora en ligero descenso, hasta un rellano con pinos, donde los mojones se bifurcan; los de la izquierda nos llevarían a remontar todo el valle y al pico Campbiel, mientra que los de la derecha, bajan hasta prácticamente la orilla del lago.

Seguimos estos últimos y una vez en el llano, dirigimos nuestros pasos hacia el oeste, hacia la canal de acceso a la Hourquette de Bugarret. La canal, que hemos podido observar durante todo nuestro recorrido, es mucho más llevadera de lo que aparenta ser desde la distancia; una vez superado un tramo inicial de grandes bloques graníticos, un sendero, al principio difuso, pero después más claro, va ganando metros, mediante incontables zig-zag, siempre por el lado izquierdo de la canal, el más herboso, y evitando las zonas de pedrera.

 

En plena canal de acceso a la Hourquette de Bugarret

  Ya queda menos

Finalmente, tras casi 500 metros de ascenso, llegamos al collado, situado exactamente por debajo de espolón que el Turón de Neouvielle lanza hacia el sur.

El descenso se inicia por la derecha del collado, por un senderillo que va pegado a las paredes, y evita las pedreras que invaden la canal.

El descenso es sencillo pero trabajoso. Por suerte la canal no es muy larga, y en un punto determinado se abre y pierde inclinación. Nuestro sendero traza una nueva línea oblicua, ahora hacia la izquierda y cruza la pedrera. El terreno se va haciendo progresivamente más fácil hasta llegar a las orillas de un primer lago, el Lac de bugarret.

Lac de Bugarret

Bordeando el Lac de Bugarret

Una mirada atras: Lago y Hourquette de  Bugarret

Retomamos el sendero, que recorre la orilla izquierda, hasta topar con un segundo lago, el Lac de Couyela det Mey, cuya orilla sur está defendida por una pared rocosa de unos 80 metros de altura, lo que nos obligará a bordearla por arriba. El sendero, a la altura de una pequeña vaguada, comienza a ganar altura para bordear la pared. Hay que tener cuidado en algún punto, dado que el sendero se acerca mucho al borde del precipicio.

Finalmente llegamos a una especie de rellano herboso. El sendero que traíamos continua ganando altura, pero nosotros nos dejamos guiar por unos mojones que señalan la bajada; primero por otra pequeña vaguada herbosa, y luego por terreno incómodo y bastante inclinado.

Lago y Col du Rabiet

Finalmente llegamos a la cola del segundo lago, desde el que vemos un tercero, el Lac de Rabiet, cerca del cual se encuentra la cabaña del mismo nombre.

Al fondo, el Lac du Rabiet

No hay que bajar hasta allí, sino todo lo contrario, tomar el sendero que asciende, hacia el noroeste, hasta el Collado de Rabiet y el refugio Packe.

  

Camino hacia el col de Rabiet

Si nos hemos fijado durante el flanquéo del lago, habremos visto que este sendero atraviesa una franja de roca y asciende por laderas rodeadas de imponentes cortados, con un aspecto bastante desagradable… Nada más lejos de la realidad; el camino, a excepción de un paso en el que tenemos que superar un espoloncillo rocoso y para el que quizás tengamos que usar las manos,  tiene un estupendo trazado, de tal forma que nos ayuda a ganar altura poco a poco y de forma bastante cómoda.

Camino del Col du Rabiet

  

Hacia el refugio Packe, con el Pic Long al fondo


Durante toda la subida las vistas serán espectaculares, viendo como el valle de Barrada, en el que se asientan los tres lagos se ve cortado por una estrecha grieta que vierte las aguas directamente sobre el circo de Lis. Aquí es donde nos percatamos de lo solitario de este valle, cuyas únicas vías de acceso exigen cruzar altos collados.

Valle de Barrada

El Refugio Packe se encuentra unos metros por encima del Collado de Rabiet, y merece la pena llegar hasta el; desde su terraza las vistas son espectaculares, sobre todo hacia el Sur, donde el imponente Pic Long, preside toda la corte de montañas.

Refugio Packe

El refugio, del Club Alpino Frances, no es guardado, está en buen estado y tiene una capacidad de ocho plazas en literas. Consta de una mesita, bancos, una estufa, provisión de leña y una emisora de emergencias; es decir todo un lujo en estas alturas.

Desde el refugio, el Lac de Pourtet

Una vez hayamos descansado, debemos retomar la marcha, no bajando hacia el Lac de Pourtet, como parecería natural, sino ascendiendo unos metros hacia el noroeste, hasta alcanzar otro vallecito secundario por el que vamos a descender gracias a un cómodo sendero.

La mole del Pic Long, por detrás de un insignificante refugio Packe

El camino traza numerosas zetas, hasta alcanzar el fondo del valle principal, donde hay una pequeña represa y restos de edificaciones de las que tan solo quedan los cimientos.

Bajamos... Para volver a subir.

Cruzamos el riachuelo y llegamos a un cruce. El ramal de la izquierda continúa valle abajo, sin embargo nosotros debemos seguir el de la derecha, que asciende hasta trasponer la loma que baja del Pic Prudent y del Campanal de Larrens.

Para llegar al refugio de la Glère, situado junto a unos picos bastante espectaculares y sobre el lago del mismo nombre, solo nos queda descender por la loma.

Si bien el sendero es muy amplio, tardaremos más de lo que imaginamos porque hay que ir esquivando, por uno u otro lado, los numerosos resaltes graníticos que nos separan del refugio.

El refugio de la Glere, más lejos de lo que parece

La Glère, el refugio donde pasaremos esta y la siguiente noche, es guardado, tiene todos los servicios típicos de estas instalaciones y fue remodelado en el año 2007, por lo que se encuentra bastante nuevo.

El Campanal de Larrens emerge entre la tormenta


JORNADA 2ª: REFUGIO DE LA GLÈRE – TURON DE NEOUVIELLE – REFUGIO DE LA GLÈRE

Horario: Alrededor de 7 horas.

Desnivel: Unos 900 metros aproximadamente, tanto de subida como de bajada.

Dificultad: Media-Alta. Progresión incómoda por grandes bloques de roca y algún destrepe fácil, pero expuesto.

 

El Turón de Neouvielle es uno de los tresmiles catalogados como “fáciles”. Eso no significa que carezca de dificultad… Ningún tresmil, sale “gratis”, y el Turón, pese a todo, nos va a exigir esfuerzo y concentración.

Desde el refugio de la Glere, todo el grupo de cumbres del Neouvielle

Salimos del refugio de la Glère siguiendo nuestros pasos del día anterior, hasta llegar a un desvío. El camino que desciende a la derecha, ya conocido por nosotros, nos llevaría en dirección al refugio Packe. Seguimos el sendero que continúa loma arriba, bien por el atajo que a plena loma gana altura rápidamente, o bien aprovechando unas zetas bien trazadas que nos hacen más cómodo el caminar.

En cualquier caso, en unos 20 minutos aproximadamente entraremos en la cuenca de los lagos del Neouvielle. El paisaje es espectacular e invita al descanso… Lástima que la actividad del día no nos lo permita. Pasamos sucesivamente, bordeandolos por la derecha (izquierda orográfica) por el Lac det Mail, el Lac de la Manche, el Estelat inferior y el Estelat superior.

Lac det Mail

En este punto comienzan las dificultades de la ruta. Por detrás del lago se abre un estrecho barranco, por el que se accede al vallecito secundario de la Coume Estrète, una autentica nevera, sombría y que guarda neveros hasta bien entrado el verano.

  

Entrada a la Coume Estrete

Al poco de introducirnos en el barranco, una cascada nos cierra el paso; podemos superarla, bien por la izquierda, donde podemos encontrar nieve, o por la derecha, superando un muro de roca,  gracias a las terrazas y grietas que lo fracturan.

  

Paso de trepada al comienzo de la Coume Estrete

A partir de aquí entramos en un terreno de grandes bloques de roca, que nos obligarán a un continuo subir y bajar, haciendo la marcha bastante penosa.

En algunos casos podremos aprovechar los neveros para facilitar el avance, pero siempre buscando el mejor camino en función del estado del terreno.

  

Vamos dejando atrás el tramo más incómodo de la Coume

Finalmente nos situamos bajo una inclinada pero corta canal de tierra suelta, que nos deposita en el Collado de la Coume Estretè. En este punto se habrán acabado las mayores dificultades de la subida.

Ascendemos en principio siguiendo la ancha cresta, hasta que esta se convierte en una loma de grandes rocas sueltas con algunos tramos de sendero. Pasada una primera cota de 2.911 m la pendiente se suaviza bastante y ya tenemos a la vista la amplia cumbre del Turón. Un último esfuerzo y habremos llegado arriba.

 

Tramo más inclinado de la subida final al pico

Las vistas desde aquí son espectaculares; desde la cercana cresta de los Tres consejeros y la mole del Pico de Nouvielle, que se eleva al este, hasta los más lejanos picos que se elevan más al sur del Pic Long; el macizo del Monte Perdido / Marboré, destacando la visible Brecha de Rolando, el Casco, Punta Bazillac, el Taillón y los Gabietos.

De derecha a izquierda, Gabieto, Taillon, Punta Bazillac, Brecha de Rolando, Casco de Marboré y Marboré.

Aún más al oeste podemos llegar a ver el Vignemale y su llamativo glaciar, único del Pirineo que aún guarda la apariencia de tal, y por último, al norte, la mole, coronada de antenas del Midi de Bigorre y su observatorio astronómico.

  

El Pic Long

Otra vez, Pic Long y Lac Tourrat

En la cumbre del Turón

Vistas al sur desde la cumbre

En la cumbre

Arista de los Tres Consejeros y Pic Nouvielle

También merece la pena asomarse al precipio que se abre a nuestros pies para observar, a vista de pájaro el Lago Cap de Long, punto de partida de nuestra travesía.

Lac Cap de Long desde la cumbre del Turón

El descenso del pico podemos hacerlo, bien retrocediendo por el mismo camino que a la subida, o bien por la ruta del Glaciar de Maniportet. Esta última, si bien evita los desagradables bloques de la Coume Estretè, tiene un paso de destrepe expuesto y exigirá mayores esfuerzos de orientación.

Si aún así decidimos bajar  por la ruta de Maniportet, tendremos que tomar las trazas de sendero que se dirigen hacia el noroeste, hacia un amplio rellano sobre el hombro norte del Pico. Pronto veremos a nuestra derecha lo que queda del moribundo glaciar de Maniportet, de gran inclinación.

El rellano al que debemos llegar está rodeado por paredes en todos sus flancos, lo que nos obligará a descender por una especie de chimenea, sencilla pero muy inclinada, con vistas al glaciar. Hay que extremar las precauciones, porque un mal paso sería aquí fatal.

Finalizada la chimenea, realizamos una travesía entre bloques a la izquierda, y continuamos el descenso destrepando con cuidado, hasta la morrena glaciar que nos espera más abajo.

Bajando de la cumbre

El paisaje es desolador, sin apenas vida vegetal. A la izquierda de la morrena, por la que debemos avanzar, ya por sendero, vemos el Lac Bleu en el fondo de una inhóspita hoya.

El Lac Bleu

Seguimos por la morrena, mientras vamos dejando atrás y a nuestra espalda la mole del Neouvielle y la marcada brecha que lo separa de los Tres Consejeros. buscamos el mejor paso dejándonos guiar por los mojones, que finalmente nos llevarán hasta una zona herbosa, a la orilla del primero de los Lacs Verts.

Lacs Verts

Una mirada atrás, a la izquierda Los Tres Consejeros, a la derecha, el Turón, y entre ambos, la morrena de bajada.

Desde aquí debemos buscar el mejor paso entre este lago y el inferior, pero con tendencia siempre a dejar este último a la derecha, ya que desagua a través de una cascada que se desploma  por una pared de unos 150 metros.

La bajada a partir de aquí es una sucesión de terrazas herbosas, pequeños destrepes sobre roca y canales sin complicación pero que nos llevarán un tiempo para encontrar el mejor descenso, hasta llegar cerca del rellano al pié de la pared de la que hemos hablado.

A  partir de aquí el descenso se suaviza, aunque aún requerirá que prestemos atención para buscar el camino más cómodo hasta llegar al lecho del arroyo. Un sendero nos lleva hasta una especie de represa, por encima del Lac de la Mourele, de donde sale una conducción de agua bajo cubierto y un sendero, que hacia la izquierda, nos llevará a las cercanías del  Lac det Mail.

De regreso al Lac det Mail

Bordeamos este lago, por su orilla norte hasta que por fin nos crucemos con el sendero principal de los Lagos de Neouvielle, por el que subimos al comienzo de la jornada.

Bajando siguiendo los pequeños lagos

  

De regreso al refugio

Desde este punto solo nos resta desandar el camino hasta llegar al refugio.

 

 JORNADA 3ª: REFUGIO DE LA GLÈRE – REFUGIO OREDON

Horario: Alrededor de 7 horas.

Desnivel: Algo menos de 700 m de subida acumulada y casi 900 m de bajada

Dificultad: Facil. La segunda parte de la etapa, desde la subida al Collado de Aubert, es toda ella por senderos cómodos y muy frecuentados. La primera parte es más solitaria y menos trillada, pero tampoco entraña ninguna dificultad.

 

Salimos del Refugio de la Glère por el camino que desciende en dirección al lago, bordeándolo por el sur, a fin de evitar el paso por una placa incómoda que existe en su orilla norte.

Llegamos a los prados que ocupan la cola del lago y comenzamos a ascender por un senderito, por la loma que hay a la derecha del riachuelo que alimenta al lago. Pronto nos introducimos en un valle repleto de pequeñas charcas, laguitos y zonas de empradizado.

Bordeamos el lago de Mounicot y nos introducimos en el barranco por el que desciende el riachuelo. Nada más sobrepasar el barranco vemos un nuevo lago, el de la Mourele, enclavado en un pequeño y encantador circo.

Cruzamos fácilmente el desagüe del lago y trasponemos un pequeño cerro situado justo al este del mismo. Continuamos siguiendo el sendero, que comienza a ascender por un nuevo valle secundario hasta tener a la vista la Hourquette de Mounicot, nuestro objetivo. La última parte de la ascensión es la más inclinada, pero en todo momento caminamos por sendero, lo que facilita la subida.

Finalmente llegamos a la horcada, desde donde vemos un nuevo valle, muy abierto y cubierto en su fondo por un inmenso canchal. Frente a nosotros, al otro lado del valle, se observa la subida a la Hourquette de Oubert, que tendremos que afrontar más adelante.

Comenzamos a bajar del Collado, por un sendero muy inclinado, hasta llegar a un rellano herboso. Aunque podría parecer que tenemos que descender directamente hacia el norte, hacia el Lac Estagnol que vemos más abajo, nada más lejos de la realidad, porque hacia esta vertiente varias paredes rocosas nos impiden el paso. En su lugar debemos descender hacia el este, siguiendo el sendero y los mojones colocados al efecto.

Lac Estagnol, y al fondo el Midi de Bigorre

Bajamos sin problemas y vamos siguiendo el paso más cómodo entre las antiguas morrenas, normalmente por sendero, aunque llegará un momento en el que no queda más remedio que introducirnos en el canchal y avanzar trabajosamente entre los bloques, ahora en dirección noroeste. Finalmente nuestro camino se une al principal en las cercanías de un árbol solitario, cuya sombra agradeceremos en caso de tener un día caluroso. Por debajo de nosotros podemos disfrutar de las vistas del Lac Estagnol, el Lac Nère, y algo más lejos, represado, el Lac dets Coubous.

Lac Estagnol y Lac Nere

Emprendemos una nueva subida, esta vez por un camino ancho y transitado, que tras varias lazadas y menos de 200 m de desnivel, nos deposita en la Hourquette D`Aubert.

Llegando a la Hourquette D`Aubert

Un nuevo panorama nos espera; bajo nosotros el Lac D`Aubert, el Lac D`Aumar y Les Laquettes, verdadero corazón de la Reserva Natural del Neouvielle. Al norte, el omnipresente Midi de Bigorre, y mucho más cerca, hacia el suroeste, el cogollo de cumbres que conforman el corazón del macizo; La Cresta de la Espada, el Pic de Neouvielle, y la Punta Ramougn.

A la izquierda, Punta Ramougn, a la derecha Pic de Neouvielle

 

En el Collado de Oubert

En el Collado de Oubert

Lagos Aubert y Aumar

Iniciamos el largo y definitivo descenso del día. El camino, tras una primera curva, inicia un flanqueo hacia la izquierda, para ir a ganar, tras una zona más rocosa, la loma que separa los lagos de Aumar y de Aubert.

Rodeando el macizo

Lac Aumar

Una parada en el descenso, para posar frente a los lagos

Pasamos muy cerca de los prados que rodean al primero de los lagos.

Lac Aumar

A partir de aquí y hasta el fin de la etapa, prácticamente todos los sitios que vamos a visitar invitan al descanso y al baño.

Cerca del parking de los lagos

El camino, cada vez más transitado, nos lleva hasta el parking y el final de la carretera regulada que da acceso a los lagos. Allí encontramos una fuente, servicios, zona de acampada y un refugio cerrado en verano.

Se ve el camino que baja desde la Hourquette de Oubert

Desde los edificios, y pasando junto a una mesa de localización de las cumbres, nos dirigimos hasta la presa que cierra el lago Aubert.

No hay que cruzar la presa, sino seguir el sendero que sale justo a su lado y que pronto comienza a descender hacia el primero de los Laquettes.

les Laquettes

les Laquettes

les Laquettes

El sendero lo recorre por su orilla izquierda, hasta encontrar un segundo lago, más pequeño y con más vegetación en sus orillas.

les Laquettes

Poco después del tercer lago, el camino se encuentra con la carretera que también baja al lago Oredón. Sin embargo, nosotros continuamos con nuestro camino, que vuelve a introducirse en el bosque y nos conduce, metro a metro, por un espeso bosque amenizado por varias cascadas y por el ruido del cercano arroyo que cae de los lagos.

les Laquettes

El lago Oredon se hace de rogar, y apenas se ve por lo espeso del bosque, pero pronto iniciamos un descenso más pronunciado, aunque siempre cómodo, hasta casi llegar a su orilla. El camino gira a la izquierda para bordear esta parte del lago y llega a las praderas donde está el área de esparcimiento y el parking.

Lago Oredon

Lago Oredon

Lago Oredon

Al otro lado del parking sale un sendero señalizado que, tras subir varias decenas de metros, nos conduce al Chalet-Refugio de Oredon, final de la etapa de hoy y donde encontraremos todos los servicios de un refugio guardado… Y un estupendo restaurante bastante frecuentado.

 

JORNADA 4ª: REFUGIO DE OREDÓN – LAC CAP DE LONG

Horario: Hora y media aproximadamente.

Desnivel: Algo más de 300 m de subida. Algunas decenas de metros de bajada.

Dificultad: Muy baja. Todo el recorrido es por camino carretero, salvo los últimos metros que se hacen por asfalto.

 

Abandonamos el refugio por un camino que baja desde su mismo aparcamiento y que en varias lazadas nos lleva a la carretera de acceso al parking de Oredón. Cogemos la carretera a mano izquierda, atravesamos la presa del lago y continuamos hasta una primera curva muy cerrada.

En este punto abandonamos la carretera por un camino muy ancho que va recorriendo la orilla sur del lago, siempre entre bosque.

Llegamos a una bifurcación, eligiendo el ramal que va más arriba, a la izquierda y que nos lleva junto a una edificación medio oculta tras una roca y con una placa conmemorativa.

Pocos minutos después llegamos a unos prados, pasados los cuales el camino comienza a hacer zig-zag, ganando altura poco a poco por el fondo del valle,  hasta encaramarse en la loma de la derecha, donde comenzamos a ver restos de edificaciones y dos edificios aparentemente todavía en uso.

Lago Oredon

Lago Oredon

A todo lo largo del camino vemos carteles indicando la existencia de peligro por subidas repentinas del cauce de los cursos de agua, por encontrarnos en una zona de aprovechamiento hidroeléctrico.

Varios metros por debajo de los mencionados edificios el camino, ya convertido en pista de tierra, gira hacia la izquierda y traza una diagonal hasta encontrarse con la carretera, justo en la primera de las cerradas curvas que permiten el acceso en coche a Cap de Long.

Neouvielle y Ramougn desde Cap de Long

Desde aquí solo falta recorrer un último tramo de carretera para llegar al Parking de Cap de Long  y recuperar el coche, dando por finalizada la travesía.

Tres Consejeros, Neouvielle y Ramougn desde Cap de Long

 

Texto: Hermano Mero.

Fotos: JM y Hermano Mero

Croquis y track (wikiloc)

 

Nota importante: La descripción de esta ruta procura dar la información lo más precisa posible, pero siempre basada en la experiencia del autor, por lo que sus apreciaciones pueden ser subjetivas. Esta descripción y los croquis que contiene no pueden sustituir a un mapa de la zona. Es recomendable buscar otras fuentes de información, como libros y guías de montaña especializados, para hacernos una idea lo más aproximada posible de la ruta y decidir si está dentro de nuestras posibilidades o no. Es imprescindible tener la experiencia, el conocimiento, la formación y el material adecuado para realizar esta actividad. Valora tu forma física y tus conocimientos sobre como moverse en montaña, informate sobre la climatología y actúa con prudencia, no excediendo tus capacidades. Aún así el montañismo es una actividad que conlleva un riesgo intrínseco, por lo que, si decides realizar esta ruta, ten en cuenta que cada uno es responsable de las elecciones que toma, de si mismo y de su seguridad. Es exclusiva responsabilidad de quien pudiese utilizar esta información los posibles percances que pudiera sufrir como consecuencia del desarrollo de una actividad basada en el uso de esta descripción de una ruta de montaña.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Hermano Mero -

¡ Y en buena compañía !...

A ver si esta tarde cuelgo la ascensión al Campbiel, que la tengo ya preparada.

JM -

¡Vaya resumen bueno que te has marcado! Poco que añadir. Unos dias excepcionales por un bonito macizo que tenia muchas ganas de conocer.


Hermano Mero -

Hola María !!!!

Bienvenida por aquí y gracias por los comentarios!!!

María Camino -

Hola Fernando!! Vaya, parece que caminar es lo tuyo! Que suerte la tuya, ya que yo ando liada con examenes, matrículas y demás. He aprobado 2 de 4, jajaja. Algo es algo. Por cierto, las fotos chulisimas!! Y Fátima tiene razón algunas cuestas si que dan un poco de miedo, que todavía no se me han olvidado las del Camino!!! Bueno, muchos besitos!!

laura vega -

SUPERCHULO....que envidia!!!!!!!!!

Hmero -

Na... no te habría dado miedo, seguro, y si, la ruta preciosa y nosotros muy guapos, jajaja

Andrómeda -

Bueno, bueno.., ¡menuda ruta espectacular! Y qué bien que aparecéis todos, ¡vaya fotos! Creo que algunos tramos me hubieran dado mucho miedito, aunque la zona de los lagos es impagable.

¡Me ha gustado mucho, la explicación es acojonante! ¡Muy bien!

:-)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres